¡Navidad en Atlixco!

Villa Iluminada

El frío comienza a sentirse y la navidad se empieza a respirar; algunas casas, calles y plazas ya están decoradas e iluminadas. Aún faltan algunas semanas para que las posadas inicien y la navidad por fin llegue, pero no para Atlixco por que ahí… ¡la navidad ya comenzó!

Llegando a la Cuidad de las flores

Este fin de semana decidimos visitar Atlixco; mejor conocido como La ciudad de las flores, y es que en verdad… encuentras flores y todo tipo de plantas por todos lados, pues sus habitantes viven del comercio de estas.

En esta ocasión decidimos llegar en autobús y la verdad es que fue realmente sencillo y económico lograrlo. Al ser de la Ciudad de México; nosotros tomamos un camión de la terminal TAPO hacia la CAPU (Central de Autobuses de Puebla) y el pasaje nos salió en $172 pesos mexicanos con Estrella Roja; ya después vimos que puedes viajar con lineas un poco más baratas.

Una vez que llegamos a la CAPU tomamos otro autobús de ORO-ERCO que nos llevó directo hasta Atlixco, este te cuesta solamente $34 pesitos y lo padre es que durante la temporada de la Villa Iluminada extienden su horario hasta las 12:00 am; aún así te recomendamos regresar a mas tardar a las 10:00 pm; pues no hay venta anticipada de boletos y subirás a los autobuses conforme vayas llegando.

Atlixco, un pueblo de verdad Mágico!

Este pueblito se encuentra en el suroeste de Puebla, muy cerca del volcán Popocatepetl; al buscar cualquier punto alto puedes disfrutar de un paisaje genial e inigualable; nosotros logramos disfrutar del la vista al subir al Ex-convento de San Francisco; pues aún faltaban un par de horas para que el cielo se obscureciera y las calles se comenzarán a iluminar.

Cada calle que recorrimos estaba llena de vida y de colores, cubierta de nochebuenas rojas y blancas; esto sin mencionar la limpieza de cada acera, así como la calidez y amabilidad de sus habitantes. En el centro está el zócalo donde obviamente no puede faltar un pintoresco y gran kiosko; tan grande, que dentro de él hay una cafetería de dos pisos y desde donde puedes observar toda la plaza central.

En el mismo zócalo encontramos un puesto de nieves, a simple vista parece un puesto como cualquier otro, pero no, éste es verdaderamente ¡excepcional!; estamos seguros que no adivinarías los sabores que puedes encontrar ahí… yo por ejemplo, decidí probar la nieve de pino… ¿de pino?… sí de pino, justamente de ese arbolito que usamos para adornar durante las fiestas navideñas; no lo creerás pero sabe delicioso así que no te lo puedes perder cuando vayas para allá. Kuck decidió probar una de cedro que también sabe bastante buena; sin embargo, yo prefiero sentir que me como la navidad.

Por todo esto, no nos cabe duda de por qué Atlixco se ha ganado el título de Pueblo Mágico desde el 2015; lo que si nos sorprende es que no lo hayan nombrado así desde antes.

 

pueblo mágico

 

Navidad en la Villa Iluminada

A todo esto ¿y la navidad en Atlixco?… Como te decíamos al principio, en Atlixco ya llegó la navidad y es que desde hace algunos días comenzó su ya famosa Villa Iluminada; aproximadamente un kilómetro y medio de calles que, con sus luces nos transportan al polo norte. Este año la villa estará encendida desde el 24 de noviembre de 2017 hasta el 7 de enero de 2018 en un horario de 18:00 a 23:00 hrs.

Kuck y yo comenzamos nuestro recorrido en la calle Sur 7; bajamos por un camino de nochebuenas sobre la calle Hidalgo hasta llegar al zócalo, donde la gente ya se reunía para disfrutar no solo de la iluminación sino también de los antojitos que los habitantes venden en las puertas de sus casas y por qué no de un delicioso ponche; que por cierto además de delicioso, te cuesta solamente $10 pesos.

navidad en la villa iluminada

 

Seguimos nuestro camino por la calle de Ferrocarriles donde se encontraba el pabellón italiano, pues en esta ocasión el país invitado fue Italia. Cada punto es único, pero mi favorito fue el túnel de las esferas.

 

esfera de navidad

Finalmente llegamos al Parque Revolución donde terminó nuestro recorrido. Debo confesar que es difícil resistirse a probar todo lo que hay para comer; así fue como nos encontramos con un atole de limón que definitivamente volvería a probar.

Los artistas del camino

Música, danza, escultura, etc., no importa el material con el que se trabaje, el camino está siempre lleno de artistas y en esta ocasión nos encontramos a Félix Hernández Nava, un carismático señor de 90 años lleno de vitalidad, cuya edad no le impide continuar siendo activo, pues se dedica a hacer cuadros de papel picado a mano con un detalle único.

No solo su habilidad para manejar las tijeras hizo que no quisiéramos despegarnos de él; sino también su discurso pues mientras trabaja te habla de política, educación y muchos temas de interés social.

 

artesano

¿Quieres verlo en acción?

haz clic aquí: https://www.youtube.com/watch?v=fuvK2rC8nH0

Cuando vayas a Atixco, no olvides visitar a Félix, él se encuentra en el centro, en el bazar de la calle 2 Norte esquina con Constitución y sus cuadros no solo son hermosos, sino que también son económicos; pues con $50 pesos puedes contribuir a que él siga creándolos.

Ayudando a crecer

En nuestra visita a Atlixco nos enteramos que cada año en el mes de diciembre los internos del Centro de Reinserción Social realizan una tradicional venta de piñatas elaboradas por ellos mismos; la finalidad de vender estas piñatas, no solo está enfocada a que los internos sean productivos; sino también que ellos puedan obtener un ingreso económico para sus familias.

Como sabes, en Vida Itinerante creemos que todos somos capaces de cambiar y mejorar nuestro propio camino, pero esto es más fácil de lograr cuando contamos con la ayuda de los demás; por eso te invitamos a comprar alguna de estas piñatas para tus próximas posadas; pues de esta manera contribuirás a la reinserción de los internos y a que sus familias puedan cubrir sus necesidades básicas.

 

¡Bueno…! esta fue nuestra experiencia por Atlixco, la ciudad de las flores. Definitivamente nos quedamos con ganas de regresar no solo a la villa iluminada, sino para volver a probar las nieves exóticas de plantas y disfrutar de la vista del volcán Popocatépetl.