Si la Tierra se mueve… ¡nos movemos con ella!

Si la Tierra se mueve… ¡nos movemos con ella!

Un terremoto, el motor para comenzar…

Era martes después del medio día, regresaba a casa de comprar material didáctico para trabajar unas sesiones de arteterapia; apenas comenzaba a tranquilizarme por el tremendo susto que me había dado escuchar la alerta sísmica estando sola en el centro de la ciudad, pues era 19 de septiembre y a mi se me había olvidado el macrosimulacro que se realiza cada año en conmemoración al terremoto del 85.

En casa me dispuse a trabajar en la computadora, cuando en eso comenzó a moverse todo. Los sismos nunca me han dado miedo, pues los he visto como parte natural de esta Tierra llena de vida y energía…

Pero inmediatamente supe que éste era el mas fuerte que había sentido en toda mi vida.

Una vez que cesó el movimiento logré salir de mi edificio, por supuesto ya con la maleta de emergencia puesta.
Mi primer panorama fue el edificio colapsado que se encontraba cruzando la calle… inmediatamente me invadió la necesidad de ayudar.

Edificio semicolapsado tras sismo – 19 de septiembre, 2017-CDMX

Hoy puedo decir que el ser humano si es empático y altruista por naturaleza, pues esa misma necesidad de ayudar también invadió a todos los que estaban ahí presentes, logrando rescatar a 5 personas con vida.

Realmente fue poco en lo que pude apoyar ese día, pues mi participación se limitó a conseguir lámparas, collarines, dar agua a los rescatistas y evitar que la gente prendiera cigarrillos por las fugas de gas que había.

Queríamos ayudar más, pero no sabíamos como hacerlo.

Por la noche Kuck logró llegar conmigo, ambos habíamos tenido un día bastante pesado tratando de ayudar en todo lo que pudiéramos.

Al día siguiente decidimos ir a las brigadas de la UNAM; para nuestra sorpresa, eran tantísimos voluntarios, que lejos de ayudar, estorbabamos; así que decidimos recorrer las calles a ver quién necesitaba de nuestra ayuda.

Ese día nos dedicamos a hacer valla humana para organizar los víveres y a cuidar los accesos de un edificio colapsado, pero Kuck y yo sabíamos que podíamos hacer más.

No conformes con nuestra colaboración, comenzamos a pensar la manera de contribuir sin estorbar o entorpecer la ayuda que ya estaba. Había víveres, rescatistas, albergues e incluso ayuda psicológica de sobra ¿qué más podría faltar?

¿Y los niños? ¿Alguien estará haciendo algo por ellos además de darles comida y juguetes?

Como psicóloga infantil decidí hacer algo por ellos. Así surgió la idea de brindar un taller gratuito para niños, cuyo objetivo era que los pequeñitos tuvieran un espacio para expresar sus emociones ante la contingencia que estábamos pasando, un espacio que les ayudara a comprender lo que sucedía y aprendieran a desarrollar estrategias para trabajar su ansiedad.

Momento de relajación después del taller.

Durante tres semanas Kuck y yo disfrutamos ayudar a los chiquitines, ver las sonrisas en sus pequeños rostros nos llenó de satisfacción tal para querer más y seguir ayudando.

La mejor forma de ayudar después de un terremoto

La mayoría de las personas conocemos las recomendaciones que se dan para actuar ante un sismo, pero lo cierto es que uno nunca está completamente preparado para enfrentar un desastre natural y mucho menos para lo que viene después.

Muchos de nosotros deseamos ayudar pero a veces no sabemos como hacerlo así que, te compartimos estos pequeños consejos que puedes llevar a cabo durante una emergencia y que ayudarán a tu comunidad más de lo que piensas:

  1. Quita la contraseña de tu red de internet; esto permitirá que otras personas la puedan utilizar, facilitando así que pidan ayuda en caso de necesitarla o que localicen con mayor facilidad a sus familiares.
  2. Ten siempre lista una maleta de emergencia en tu casa, que contenga un botiquín de primeros auxilios, alimento, dinero, una linterna de pilas, silbato y documentos personales. Esta maleta debe estar ubicada siempre en un lugar accesible para ti y cercano a la salida.
  3. Ofrece alimento y agua a los brigadistas y rescatistas.
  4. No dones alimento preparado ya que se hecha a perder con facilidad y termina siendo demasiado alimento desperdiciado.
  5. La ayuda es mucha recién ocurre el desastre y poco a poco se va agotando, hasta que después de unas semanas es casi nula; así que te sugerimos que si deseas ser voluntario lo hagas en las semanas posteriores.
  6. Donar sangre es una excelente forma de ayudar y es algo que nuca sobra en los hospitales.

Así que, cuando la Tierra se mueva ¡no te paralices!, mejor muévete con ella.

22 comentarios en “Si la Tierra se mueve… ¡nos movemos con ella!

  1. Wow! que relato mas conmovedor… creo que la naturaleza humana en esas condiciones tan extremista nos llena de solidaridad aunténtica, como les paso a ustedes. ¡Fuerza México! a seguir apoyando y ayudando. ¡Gracias por tu entrada! Saludos Noe.

  2. hola! me alegro de que te encuentres bien, creo que desde cada rincón de la república queríamos ayudar éramos tantos! pero gracias a dios poco a poco se fue organizando todo para que llegara la ayuda a las zonas afectadas, los tips que compartes son muy valiosos para cualquier caso!

  3. Hola, no he pasado por una situación así pero me da mucho miedo. Yo creo que somos solidarios de naturaleza y en estas situaciones nos volvemos solidarios si o si. Me apunto tu lista aunque adaptada a mi pais, en mi zona no sufrimos terremotos, gracias por la info, bss

  4. ¡Hola!

    Yo también soy de México, pero no estaba en la zona del temblor, sino lejos observando en las noticias por la trágedia que muchos habían pasado. Estudio arquitectura y me daba mucha rabia ver cada caso donde las estructuras no eran las adecuadas. Mucha gente pudo haberse salvado si los edificios hubiesen estado bien diseñados. Pero a la vez, me dió mucha alegría ver a todos moviéndose de un lado a otro preocupados por ayudar. Fueron unos heroes todos aquellos que arriesgaron su vida por ayudar a quien lo necesitaba.

    Que bueno que pudieron abrir estos talleres para los niños, porque es verdad, muchos necesitaban una orientación más profunda sobre como sobrellevar estos sucesos naturales:)

    • Hola Esperanza. Como mencionas, es triste saber que gran parte de los edificios colapsados contaban con estructuras deficientes. Lamentablemente cuando compramos una casa nos fijamos en la estética y no en que el estándar de construcción sea el adecuado; esperemos que esto nos sirva como aprendizaje.

  5. Hola , me dan panico los terrremotos, y los temblores me dan miedo, realmente admiro a la gente que se pone a ayudar a otros, yo me bloqueo totalmente, pero es admirable que en situaciones así todos se unan en ayuda, también es bueno enseñarles a los niños a como comportarse ante esas situaciones, lo que has hecho es admirable, saludos

    • Gracias Rukii!! Efectivamente el miedo nos puede hacer actuar de diferentes maneras, algunos huyen, otros se paralizan y otros actúan. ayudar a los niños a que actúen asertivamente, nos ha dado una gran satisfacción.

  6. La verdad que yo no sabia como ayudar ya que no estaba en el país pero muchos desarrolladores de software y personas de internet nos unimos para crear una plataforma con ayuda de mucha gente reuniendo información de centros de acopio, números de emergencia y creando mapas para hacer saber a la gente que quería ayudar donde llevar viveres o productos de emergencia o simplemente ir de voluntarios.
    Fue increíble ver que tanta gente quería ayudar pero no sabia como y poco a poco nos organizamos.

  7. Pensé que lo del sismo ya había quedado atrás… -_- yo también lo viví y fue horrible! El miedo me duró días, incluso volver a mi hogar me daba miedo porque pensaba que iba a temblar otra vez. Lo siento, la ayuda fue buena pero lo que más queria era olvidarlo y todos los días en las redes sociales habia algo del temblor y me daba más miedo. Qué bueno que ayudaste, nosotros también apoyamos con recursos más que nada.
    Saludos y mucha fuerza!

    • Efectivamente un desastre natural no se queda en el momento, sino en todo lo que viene después. El bombardeo de información e imágenes por parte de los medios de comunicación generan mayor ansiedad y en ocasiones contribuyen al surgimiento de un estrés postraumático. Sin embargo esta ansiedad debe ir disminuyendo en las siguientes cuatro semanas.
      Esperamos que te encuentres más tranquila.
      Un abrazo Erika!

    • Exacto! Dificilmente estamos preparados para una emergencia de este tipo y es bastante difícil lo que viene después; sin embargo, cuando vemos que la ayuda que damos genera un cambio positivo, se obtiene la energía para seguir adelante.
      Gracias por leernos.

  8. En circunstancias como estas es cuando debemos estar mucho más prestos a brindar ayuda, dejar por fuera las excusas y ayudar, tratar de dejar de pensar que es necesario que haya alguna desgracia para recién comenzar a ser mejores personas, sino hacerlo siempre, sin esperar algo a cambio, ni esperar un acontecimiento en particular. Bien por ustedes por su espíritu de ayuda y colaboración. Saludos

    • Margie, nos encanta la parte en la que mencionas que no es necesario “esperar un acontecimiento en particular” y estamos completamente de acuerdo. Incluso la filosofía de Vida Itinerante es que entre todos nos podemos ayudar siempre para crecer juntos.
      te enviamos un gran abrazo!

  9. Me parece excelente la actitud solidaria que tuviste frente a este desastre que azotó tu ciudad, los consejos que das son muy acertados lo mas importante es informar a nuestros familiares de nuestro estado y si compartimos el wifi muchas personas podrás estar mas tranquilas, el taller que le diste a los niños también es algo destacable, te felicito!

    • Muchas gracias Rebecaml, el apoyo que pudimos brindar fue gracias a la colaboración de algunos voluntarios y de las personas que nos invitaban a impartir el taller en sus escuelas.

  10. Los quiero felicitar por el blog. Sobre todo, porque puede ser una gran plataforma de labor social.
    Mi participación en el terremoto pasado fue hasta el tercer día. Cómo ya se sabe, avía mucha ayuda y me preguntaba, cómo mucha gente se preguntó. En que podía ayudar sin estorbar… Bueno lo que observe es que hacían falta lonas, para que ayudara a que se cubrirse del sol de la lluvia las donaciones de alimento, materiales y herramientas, también donde preparaban alimentos, donde se seleccionaban las donaciones, y para que los voluntarios se pudieran cubrir, etc.
    Y bueno aquí seguimos dispuesto a seguir cooperando con mi granito de arena en donde se necesite.

    • Muchas gracias por leernos y por la felicitación. Nos llena de mucha satisfacción ver que haya gente como tú que se tomó un tiempo para reflexionar cómo ayudar a parte de lo que ya había y como tú dices “sin estorbar”. Te enviamos una felicitación de regreso por esa enorme labor que tuviste y por la disposición a seguir cooperando, pues sabemos que esto no ha terminado aún.
      Un abrazo.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: